fbpx
lunes, mayo 27, 2024
No menu items!

El traje de flamenca, una tradición andaluza que evoluciona con la moda

Otras noticias

Imagen por CRISTINA QUICLER

Sevilla, España | AFP | El taller del diseñador Luis Fernández, en el casco antiguo de Sevilla, bulle, con clientas listas para probarse los trajes de flamenca.

Este es el atuendo regional con volantes y colores vistosos o lunares, que lucen las mujeres en las fiestas populares de Andalucía.

Virginia Cuaresma es una de ellas. Bajo la atenta mirada del modisto, alfiler en mano para cualquier retoque, se prueba un traje azul más tradicional, con volantes en mangas y falda; uno aguamarina, con mantoncillo bordado a juego; otro rojo, muy moderno, que deja ver mucha piel…

“Esto ahora es ya un caos, el taller hasta arriba (…) Son las últimas pruebas” antes de que las clientas recojan sus vestidos “para disfrutar la feria”, señala Fernández a la AFP, en referencia a la Feria de Sevilla, que suele atraer a cientos de miles de personas y que este año discurre del 14 al 20 de abril.

Con una historia de más de un siglo, este traje muy ceñido hasta por debajo de la cadera con volantes en falda y mangas, que las mujeres complementan con mantoncillo sobre los hombros, pendientes, pulseras y el pelo en moño y con una flor, se ha convertido en el atuendo regional de Andalucía e incluso se ha exportado como imagen de España.

“Al final, el traje de flamenca resalta lo más bonito de la mujer”, porque se caracteriza por un escote amplio y “figura de reloj de arena”, con contraste entre la “cinturita estrecha” y la cadera y el pecho, para que “la mujer se vea superfavorecida” y “guapa”, resume Fernández.

“Cuando elijo un traje para ir a la feria, (busco) que la silueta femenina se vea realzada”, afirma Virginia Cuaresma, una geógrafa de 34 años de tez morena y largo cabello negro, para quien enfundarse en uno de ellos es “continuar con las tradiciones andaluzas” y “conectar” con su fallecida abuela Virginia, quien se los confeccionaba de pequeña.

– De maja a flamenca –

Cuando Fernández comenzó a trabajar en 2012, tenía claro que, como sevillano y amante de la feria, que reúne a viandantes y jinetes en un recinto ferial con casetas donde se canta y se baila, se dedicaría al traje de flamenca.

Es un singular traje regional “que evoluciona con la moda, el único que admite nuevas tendencias”, se enorgullece.

La prenda es heredera de los trajes de las “majas”, inmortalizadas en los cuadros de Francisco de Goya, que en el siglo XVIII y principios del XIX “usaban las clases populares en España”, explica a la AFP la antropóloga Rosa María Martínez Moreno, autora del libro “El traje de flamenca”.

Con el comienzo de las ferias en Sevilla, a mediados del XIX, el atuendo pasó a las clases pudientes, en una época de sentimiento antifrancés y su moda más aristocrática.

Se nutrió del vestir de las gitanas buñoleras, que con atuendos de telas baratas adornadas con volantes vendían en las ferias estos dulces de masa de harina freídos en abundante aceite.

Ya en el siglo XX el traje adopta su forma actual y se populariza, sobre todo gracias a la profesionalización del flamenco como arte y la expansión de las academias de baile andaluz, donde las mujeres aprendían para luego lucirse en la feria, detalla Martínez Moreno.

– Imagen de lo español –

En los años 1960, la dictadura de Francisco Franco (1939-1975) se propuso “vender España como atracción turística” y para ello utilizó los “estereotipos populares” como el traje de flamenca, que “se empieza a reconocer como la imagen de lo español” en el extranjero, continua.

En décadas recientes, el vestido andaluz, siempre en una “dicotomía entre lo tradicional y lo moderno”, ha sido inspiración de “grandes modistos” como Dior, agrega la antropóloga.

Y también en Sevilla desde el 2000 “seguíamos las tendencias de moda de París, de Milán”, dice Luis Fernández.

Su firma, que comparte con el modisto Manuel Jurado, ganó en 2016 el certamen de diseñadores noveles de la Semana Internacional de Moda Flamenca (SIMOF), una cita que se realiza en la capital andaluza desde 1995.

Un traje de un taller como el de Fernández puede costar desde cientos de euros hasta más de mil, pero hay opciones más económicas en tiempos de masificación de la moda.

Un alivio para las mujeres que, como Cuaresma, suelen adquirir “mínimo” uno al año. 

“Se suele estrenar uno cada año”, porque para la feria, o al menos su día inaugural, “no nos gusta repetir el anterior” traje, afirma Cuaresma, quien dice tener unos 34 ejemplares.

- Publicidad -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
Últimas Noticias

76 estudiantes del INA participarán en la competición nacional WorldSkills

76 estudiantes del Instituto Nacional de Aprendizaje, provenientes de todo el país, competirán en WorldSkills, que se realizará del 27 al 30 de mayo en las sedes del INA en Heredia, la Uruca, Alajuela y Tirrases.
- Publicidad -spot_img

Más noticias

- Publicidad -spot_img