fbpx
miércoles, octubre 5, 2022
No menu items!

Alimentos para el espíritu

Otras noticias

Los libros: ¿Sirven para algo? Ocupan mucho espacio, exigen tiempo; encima, son caros, al menos los buenos.

A los 17 años Abraham Lincoln (1809-1865) leía todo lo que caía en sus manos. Era pobre de solemnidad, y carecía de recursos para comprar un libro; de todos modos -allá por el siglo 19, en su natal Kentucky- eran escasos e impagables.

El futuro presidente de Estados Unidos, aprovechaba cualquier rato libre -en alguno de los numerosos empleos que desempeñó- para leer un pasaje, tomar nota en un cuadernillo, y llevar un registro de lo aprendido.

Lo primero que hacía, al regresar del trabajo a su cabaña, iba a un desvencijado armario, partía un pedazo de pan de maíz, tomaba un libro, y estiraba sobre una silla su largo cuerpo, para leer con deleite.

Abe -como le decían sus amigos con cariño- llegaba fulminado. En el día cavaba, araba, podaba, segaba, sembraba maíz, recogía las mazorcas y las desgranaba. Lo hacía descalzo y en medio de penalidades.

Leía de todo. Las fábulas de Esopo, Robinson Crusoe, La Vida de Washington, y obras de derecho, porque quería -y lo hizo- ser abogado, aunque después siguió la carrera política y le costó mucho avanzar en ese terreno.

Una vecino le prestó la biografía de Washington y -durante una tormenta- el estante donde estaba se inundó, y el libro quedó destrozado. Debió ir donde el dueño, reconocer el daño y como no tenía dinero, aceptó pagarlo con trabajo.

Lincoln, entre sus muchas cualidades, destacaba por su honorabilidad y siempre pagaba por sus errores, voluntarios o no. El libro costaba 75 centavos de dólar, por eso laboró tres días seguidos juntando forraje. Así pagó la deuda.

Desde hace tres mil años leemos; probablemente lo hacemos por las mismas razones que tenía Abraham: acceder a información; por ficción y por ayuda personal.

Según sea la necesidad, nos ubicamos en uno u otro motivo. Cuando estudiamos, leemos por obtener datos, información y convertirla en conocimiento. En otra, es por imaginar situaciones y personajes que regocijan nuestra vida.

El mundo es cada día más inseguro. La lectura nos permite enfrentar las amenazas que gravitan sobre nuestra vida, renueva los valores personales y podemos superar el miedo a la existencia.

Estos libros no tienen un valor práctico, en el sentido mercantil del término. Nadie ganará dinero por leer a los clásicos, ni subirá de puesto; pero, le harán la vida más amable.

Como las personas, todos los libros tiene algo bueno. Los hay sencillos, en pasta suave; lujosos, bellamente ilustrados, con lomos finos y títulos en relieve.

El escritor Jorge Luis Borges imaginó -en un cuento- una biblioteca universal, donde estarían todos los libros producidos por la humanidad; tendría forma hexagonal, como las colmenas de las abejas.

Sobre la puerta de la biblioteca de Alejandría había un letrero con estas palabras: “Alimentos para el espíritu”.

Pasaron los siglos y aún los libros siguen siendo la mejor compañía, hablan cuando se lo pedimos y callan cuando queremos.

- Publicidad -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
Últimas Noticias

Judge rompe récord de jonrones en la Liga Americana con 62

El toletero Aaron Judge rompió el récord de jonrones en la Liga Americana este martes al conectar su número 62 en el partido que sus Yankees perdieron 3x2 ante los anfitriones Rangers de Texas, en un segundo juego de una doble cartelera.
- Publicidad -spot_img

Más noticias

- Publicidad -spot_img