fbpx
lunes, abril 15, 2024
No menu items!

Adónde tu vayas, yo iré

Otras noticias

Imagen tomada de internet

Nunca digas adiós. Joven, migrante, pobre, sin hijos y viuda. Una situación difícil para una mujer, allá por el año 1,200 a.C. Rut, era una moabita; se casó con Mahlon, hijo de Noemí; su esposo, Elimelec, y el otro retoño, Quelión, murieron.

Sumada a esa tragedia – según el relato bíblico- una hambruna obligó a las dos mujeres a regresar a la ciudad de Belén, porque en Judá había buenas cosechas, y -tal vez- la posibilidad de rehacer sus vidas.

En ese momento Rut tomó varias decisiones, que la llevarían a ser- mediante una cadena de sucesos- madre de reyes.

Lo primero que hizo fue cortar con el pasado, dejarlo atrás; tener determinación, escuchar a su mentora -Noemí-; estar convencida de que siempre hay oportunidades y correr riesgos.

Noemí intentó disuadir a Rut, tal como hizo con Orfa -viuda de Quelión. Ella estaba dispuesta a dejar a su tribu, amigos, familia, cultura y dioses; y pronunció uno de los mejores discursos sobre la lealtad, el servicio y el amor.

Rut dijo: “No me pidas que te deje y regrese a mi pueblo. Adonde tu vayas, yo iré; dondequiera que tu vivas, yo viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tu mueras, allí moriré y seré sepultada. Solo la muerte nos separará.”

Las dos mujeres rodearon el Mar Muerto, cruzaron el río Jordán, subieron las montañas de Judá y llegaron a Belén, donde los amigos de Noemí las recibieron con alegría; tenían diez años sin verla.

Era el tiempo de la cosecha de cebada y Rut fue a los campos a recoger el grano, que los segadores dejaban caer al suelo; también, existía la costumbre de que los agricultores dejaran algunas espigas, para beneficio de los pobres.

A una de las faenas llegó Booz, dueño y rico propietario de la región. Vio a Rut y le agradó; le dijo que nadie le haría daño y podía beber agua, en sus pozos y manantiales. Al mediodía, Booz compartió su almuerzo con la joven.

Previo a partir, advirtió a los jornaleros: “Cuando estéis cosechando, dejad algunas gavillas para ella, y soltad algunos haces para que pueda recogerlos.”

En la noche, Rut le contó a Noemí el buen trato recibido de Booz y esta le dijo, que el acaudalado hombre era un pariente cercano, en la línea de los difuntos Elimelec y Mahlon.

El tiempo hizo lo suyo. Booz se enamoró de Rut, se casaron y Noemí -que significa dulzura, en hebreo- se fue a vivir con ellos.

Pasaron los años y la pareja tuvo un hijo, llamado Obed, este engendró a Jesé, quien sería el padre del Rey David.

Esa es la recompensa a la lealtad, la gratitud, el compromiso; y de como una viuda joven -y extranjera- llegó a convertirse en la bisabuela del rey más grande de Israel; gracias a su fe, trabajo, determinación y servicio desinteresado.

Rut demostró, que a pesar de las situaciones adversas, se pueden obtener grandes logros.

- Publicidad -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
Últimas Noticias

El estrecho de Ormuz, un paso estratégico de hidrocarburos, bajo tensión geopolítica

El estrecho de Ormuz, donde Irán capturó un barco israelí, es un paso estratégico por donde circula gran parte de la producción petrolera de los países del Golfo.
- Publicidad -spot_img

Más noticias

- Publicidad -spot_img