fbpx
martes, diciembre 6, 2022
No menu items!

Superar la adversidad

Otras noticias

Argos, de la Casa de Ulises

Cada perro es un mundo. A uno le ladran historias de humanos que -sin manos- sostienen los pinceles con la boca y pintan obras de arte; o el científico que usaba una computadora para hablar; muchos casos de superación de la adversidad.

Nada los detiene; viven con intensidad y alcanzan éxitos notables. ¿Cómo lo hacen?; eso le ladré a Mi Amigo, una noche cuando repasábamos el día y sus acontecimientos.

Justo en la mañana fuimos a un parquecito recién abierto, con un portón azul enorme, donde hicieron unas lomitas -con aceras y gradas- y en el cucurucho hay unas banquetas y mesas, para mirar desde ahí la ciudad.

Al lugar llegan varios camaradas -por lo que me ladraron- a pasear con los sapiens; mientras ellos conversan nosotros correteamos entre las plantas, olisqueamos las flores y marcamos el territorio con nuestros olores.

Me parece que ese día había como seis; recuerdo a Benito -muy callado y tímido-, pero en especial trabé amistad con Koi, un canino con la energía de una manada y el corazón de un gigante.

Entre ese alboroto de voces humanas y ladridos perrunos me contó que vivió cuatro meses en un albergue, donde compartía con otros caninos; unos eran como huéspedes de un hotel.

Él se fue a otro hogar y ahí es el “chineado” de la casa; tiene su propia cama, le encanta comer zanahorias y todos los cuidados médicos necesarios, porque nació con una pata delantera inmóvil y el doctor recomendó operarla.

Una vez ladramos, Mi Amigo y yo, de un hombre que estuvo preso durante una guerra -creo que se llamaba Viktor Frankl- quien decía: “Cuando no podemos cambiar una situación, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos.”

Así como aprendemos de los humanos, ellos pueden recibir lecciones nuestras, porque los caninos nos acomodamos a todas las situaciones, y como Koi, nunca perdemos las ganas de correr, dormir, jadear, ladrar, oler, mordisquear.

Siento que Koi jamás bajó las patas. Solo pidió ayuda para tener una vida digna; disfrutar de un hogar y alegrar a su familia humana, así como hacemos con ellos, cuando necesitan de nuestras habilidades y capacidades.

Cuidamos sus crías, propiedades, localizamos personas extraviadas o accidentadas, guiamos a no videntes, damos compañía psicológica y ahora -según estudios serios- podemos detectar enfermedades, con mucha exactitud.

Dice Mi Amigo que cuando aceptamos, enfrentamos y superamos  las adversidades, salimos fortalecidos para vivir con seguridad y confianza, pero eso solo es posible si tenemos una motivación.

Una vez vimos una película -Mi pie izquierdo- basada en la vida de Christy Brown; un poeta irlandés quien padeció una severa parálisis cerebral; logró superar todas las barreras y llegó a ser un gran escritor y pintor.

Por dicha mis ancestros eran terrier y nos encanta corretear y saltar, solo así puedo seguirle el ritmo a Koi, que cuando lo llaman para volver a su casa, sale del parque brincando en sus tres patas, con la lengua afuera y los ojos brillantes, de felicidad.

- Publicidad -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
Últimas Noticias

Lluvia de meteoros iluminará el firmamento nacional entre la noche del 13 y 14 de diciembre

Los costarricenses se alistan para observar la lluvia de meteoros que bañará el cielo, entre la noche del 13 y el 14 de diciembre, anunció Alejandra León directora de la Fundación para el Centro Nacional de la Ciencia y la Tecnología (CIENTEC).
- Publicidad -spot_img

Más noticias

- Publicidad -spot_img