fbpx
miércoles, febrero 21, 2024
No menu items!

Opinión | Si me lo hubieran dicho antes: Escúcheme, somos socios

Otras noticias

eguillen@eguillen.com

¿Por qué tengo que ser socio de mis hermanos o primos? Esta pregunta se la hacen muchos empresarios familiares, de segunda o tercera generación; la primera corresponde a los miembros fundadores.

Esta situación es muy común, pero también muy particular, en la cual el emprendedor/empresario le entrega las acciones del negocio a sus hijos, tratando de garantizar que su empresa -su legado- perdure en el tiempo.

Apegado al principio de los padres de que “a todos los queremos por igual”, hace una repartición igualitaria de las acciones del negocio a su progenie. En este momento los hermanos, sin pedirlo y muchas veces sin quererlo, terminan siendo socios.

Por diferentes circunstancias, algunos se convierten en socios operadores del negocio, es decir que trabajan ahí, mientras que otros solamente participan a nivel de junta directiva o como accionistas. A este último le llamaremos socio no operativo,  inversionista o no activo.

Quiero enfocarme en las necesidades de ese hermano o primo socio, que no trabaja en el negocio, pero que tiene una serie de urgencias y preocupaciones, que la comunidad de accionistas debería atender.

  1. El que trabaja en la empresa conoce perfectamente lo que está sucediendo, dentro y fuera de ella; pero uno de los principales requerimientos de un accionista no operativo es tener información del negocio. Aspectos financieros, condiciones de mercado, desempeño de la organización y cambios en personajes claves del negocio, por ejemplo, son elementos importantísimos que éste quisiera conocer de forma regular.
  1. Estos accionistas no activos esperan un retorno adecuado de su inversión, y pueden medir el éxito de la empresa en función de los resultados financieros, como ingresos, márgenes de beneficio y crecimiento del valor de las acciones. Ligado a este tema, este socio querrá conocer, en qué se reinvertirán todas las utilidades que no fueron entregadas.
  1. Además de esperar buenos dividendos cada año, anhela que el negocio esté bien administrado, que se maneje con transparencia y honestidad. Es aquí donde se vuelve fundamental fortalecer todos los sistemas de control y de gobierno de la empresa para ser y aparentar transparencia.
  1. Ellos están preocupados por la protección de sus derechos y el trato justo. Pueden demandar claridad en la toma de decisiones importantes, así como la implementación de salvaguardias para evitar conflictos de interés entre la administración y los accionistas.
  1. Otra de las preocupaciones que tiene este grupo de dueños, es tener claro quién se hará cargo del negocio cuando los líderes actuales se jubilen o falten.  Esta es una preocupación muy válida, ya que de no lograr garantizar la continuidad del negocio probablemente este quiebre.
  1. Si estos no participan regularmente en la junta directiva o el directorio de la empresa, querrán en algún momento poder externar sus opiniones y preocupaciones a los demás y el foro más indicado para esto es la asamblea de accionistas. Este órgano de gobierno debería convocarse una o dos veces al año, tanto para informar como para escuchar a los demás propietarios.
  1. Probablemente, muchas de estas personas querrán heredar también estas acciones a sus hijos. Sin embargo, habrá momentos en los que necesiten recursos económicos o liquidez y vender su participación del negocio podría ser la solución. Es aquí donde la empresa o el resto de socios podría tener un fondo que permita la compra de estas acciones, con esto garantizar la liquidez a este familiar y que estos títulos no caigan en otras manos.
  1. Tener concentrado el patrimonio de la familia en un solo negocio podría ser muy riesgoso, por lo que la creación de nuevas empresas y el desarrollo de inversiones seguras podría disminuir el riesgo y darle una gran tranquilidad a esta fracción de dueños.
  1. No se puede perder de vista que estos socios también son familia, es vital que las relaciones familiares se estrechen y que este vínculo empresarial sume, en vez de restar o dividir.
  1. Como último elemento, es importante que los accionistas operativos se preocupen por la condición económica de los que no trabajan en el negocio, pues unos podrían estar muy bien y los otros pasando necesidades.

Espero que este texto le ayude a entender a los socios operativos las múltiples necesidades económicas, de información y relacionales que tienen sus hermanos o primos, y que deben estar atendiendo constantemente.

- Publicidad -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
Últimas Noticias

Una “sesión de spa” para el David de Miguel Ángel en Florencia

Incluso el David, la obra maestra de Miguel Ángel considerada por muchos como el ideal de la belleza masculina, se ensucia y necesita que lo limpien de vez en cuando, como este lunes.
- Publicidad -spot_img

Más noticias

- Publicidad -spot_img