fbpx
miércoles, febrero 21, 2024
No menu items!

Opinión | Si me lo hubieran dicho antes: ¿Debería asociarme para emprender?

Otras noticias

eguillen@eguillen.com

Muchas personas quieren tener un negocio, y una de las grandes preguntas que se hacen es si lo deberían hacer solas, o más bien asociarse para emprender esta aventura.

Me parece que si el negocio usted lo entiende muy bien, cuenta con lo necesario para echarlo a caminar , y los recursos que no tiene los puede contratar o conseguir, probablemente no necesite de un socio.

Hay otros momentos en que la consideración es distinta, y ahí apelo al proverbio africano que dice: “si quieres ir rápido ve solo, si quieres llegar lejos ve acompañado.”

Algunas de las consideraciones para buscar asociarse en un proyecto empresarial pasan por:

  • Complemento de habilidades y conocimientos en áreas críticas del negocio.
  • Se requiere de ciertos contactos que el fundador no los tiene.
  • Eventualmente podría necesitarse un recurso estratégico.
  • Insuficiencia de dinero o financiamiento para realizar el negocio.
  • Un solo propietario no puede llevar toda la carga de trabajo.

En el análisis no solo se debe considerar lo que no se tiene, si no también otros elementos que uno o varios accionistas podrían aportar:

  • Apoyo para lograr que las cosas sucedan.
  • Un equipo de trabajo comprometido.
  • La reputación de la comunidad de accionistas.
  • Sinergias en el emprendimiento.

Claramente, al integrar uno o varios dueños habrá una pérdida de control, se deberán compartir las utilidades y podría haber conflictos de interés; todos estos elementos debemos valorarlos.

Las investigaciones apuntan a que las compañías con un excelente equipo de propietarios, logran mejores resultados en ventas, mercadeo, innovación y crecimiento que los negocios que se emprenden en solitario.

Entonces surge la pregunta: ¿Qué debo buscar en un socio para integrarlo a mi negocio?

Desarrollar una empresa consume mucho tiempo, el socio debe congeniar con Usted, empatar a nivel de valores, tener afinidades en común, y -en general- llevarse bien. 

Es muy importante que se complementen, que uno tenga lo que el otro no tiene, por ejemplo uno es muy buen vendedor y tal vez el otro no tanto; o tal vez una persona maneja muy bien el personal, y a la otra le cuesta más esta situación.

En el proceso se debe construir una visión compartida, clara para todos los asociados, y que todos trabajen para lograrla.  

El fortalecer la comunicación va a ser determinante, para que las relaciones de largo plazo se consoliden, y el proyecto empresarial florezca.

Al iniciar el proyecto cada accionista debe estar claro  qué puede aportar, y manifestárselo a los demás, así como a qué está dispuesto y qué cosas no quisiera hacer o sacrificar.  

La distribución de las acciones será otro tema delicado por atender.  ¿Si oy quien generó la idea del negocio, debería tener una participación mayor que los demás? ¿Deberíamos estar todos en la misma proporción accionaria? ¿Debo buscar mantener el control?  Estos son temas que hay que aclarar y tratar de que el acuerdo sea beneficioso para todos.

Si usted encontró esa persona-o personas- con las que usted cree que podría emprender un negocio por muchos años, le recomiendo algunos elementos para que las cosas funcionen bien:

  • Desde el inicio deje claras las reglas del juego, qué quieren lograr, qué va a aportar cada uno, qué cosas pueden hacer y qué no.
  • Dejar claros los roles y las responsabilidades se vuelve vital, esto va a ayudar a que no se generen malos entendidos por estar esperando algo del otro, y facilita que el equipo trabaje en armonía.
  • Sin lugar a dudas cada uno debe cumplir con sus responsabilidades para fortalecer la relación.  En el momento en que uno se desinteresa del proyecto o por múltiples situaciones no cumple con lo pactado, se va a generar una gran fisura en la comunidad y accionistas.  Si usted no puede seguir adelante dígalo y trate de hacer una salida ordenada de la organización.
  • Trate de desarrollar algunas actividades fuera del negocio que fortalezcan el vínculo con los otros.  Salir a comer, realizar algunas actividades deportivas o propiciar la comunicación puede ayudar mucho a la relación.
  • Hay personas que van a influir: sus padres, sus esposas o novias, sus amigos.  Es importante entender qué les preocupa y conversarlo, pues un mal manejo con cualquiera de ellos, puede deteriorar la relación entre los accionistas.

Si usted logra conseguir las personas ideales y desarrollar este proceso adecuadamente,  logrará consolidar su proyecto; lo invito a que considere tener un socio.

- Publicidad -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
Últimas Noticias

Una “sesión de spa” para el David de Miguel Ángel en Florencia

Incluso el David, la obra maestra de Miguel Ángel considerada por muchos como el ideal de la belleza masculina, se ensucia y necesita que lo limpien de vez en cuando, como este lunes.
- Publicidad -spot_img

Más noticias

- Publicidad -spot_img