fbpx
miércoles, septiembre 28, 2022
No menu items!

La utilidad de lo inútil

Otras noticias

Todo lo que nos hace mejores personas es útil. En los tiempos que corren, saber, por el simple placer de saber, es un desperdicio de tiempo y dinero, los dos activos más preciados para el humano moderno, que no quiere ser, si no tener.

El mundo reclama -como Shylock, en el Mercader de Venecia- la libra de carne en pago a la deuda que exige el dios del éxito, ese monstruo que devora a sus propios hijos y después los vomita como piedras.

En la sociedad del “tanto tienes, tanto vales” las personas quieren un título universitario para ganar más, engordar la hoja de vida y subir en la pirámide laboral; abrirse paso en la selva social y ser “trend topic” durante 15 minutos.

Todavía hay algo que no tiene precio, y es el único antídoto contra la soberbia de la riqueza y el utilitarismo: el conocimiento.

Solo el esfuerzo y el tiempo permiten adquirir el saber, y no hay manera -al menos todavía- que mediante una transferencia de fondos, un archimillonario pueda comprar lo que una persona sabe, ya sea mucho, o poco.

El conocimiento, es lo único que crece conforme se comparte y nunca se acaba, como la débil chispa capaz de iluminar el universo con su luz. Por eso no tiene precio, y quien desee poseerlo, debe dar a cambio algo equivalente.

En El Banquete, Sócrates le dice a su interlocutor Agatón que el conocimiento no puede transmitirse mecánicamente de una persona a otra, “como fluye el agua en las copas, a través de un hilo de lana, de la más llena, a la más vacía.”

La persona no viene al mundo con un objetivo, como si fuera un producto salido de una línea de montaje vital; el niño nace porque la fuerza de la vida lo llama a la existencia.

El ser humano no es un pollo industrial, engordado a base de hormonas para que llegue inflado al horno del restaurante, y a los consumidores se les caigan las babas cuando lo vean girar y girar sobre el fuego.

Deberíamos colocar los medios por encima de los fines -como decía el economista John Maynard Keynes- y “preferir lo que es bueno”, y honrar a quienes “puedan enseñarnos cómo podemos aprovechar bien…la hora y el día.”

Ante el ataque sistemático al humanismo, que solo ve útil lo que genera ganancias y  prosperidad material, solo el cultivo de lo inútil podrá salvarnos de caer en la desertificación del espíritu.

La sociedad necesita recuperar el valor de la gratuidad y el desinterés; rescatar la calidad sobre la cantidad, como la locura de Aureliano Buendía, quien fabricaba pescaditos de oro, los vendía y con las mismas monedas fabricaba otros.

Al viejo coronel de Cien Años de Soledad -de Gabriel García Márquez- no le interesaba el negocio, si no el trabajo; disfrutar el placer de lo inútil, el deseo de conocer por hacer la vida más amable a nosotros mismos, y a los demás.

- Publicidad -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
Últimas Noticias

“Salvando Corazones” capacitará en la técnica de resucitación cardíaca

"Salvando Corazones" es una capacitación gratuita que le enseñará la técnica de resucitación cardíaca, este sábado 1 de octubre, a partir de las 9 a.m. en el Mall San Pedro.
- Publicidad -spot_img

Más noticias

- Publicidad -spot_img