fbpx
sábado, junio 22, 2024
No menu items!

La influencia de China avanza a paso firme en Centroamérica

Otras noticias

Imagen por Marvin Recinos

Ciudad de Panamá, Panamá | AFP Enclavada en el corazón histórico de San Salvador, una moderna biblioteca inaugurada con bombos y platillos por el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, se erige como el último símbolo de la creciente presencia de China en Centroamérica.

Acompañado por el embajador chino, Bukele visitó los siete pisos del edificio de 24.000 m2, construido con una donación de 54 millones de dólares de China. 

El inmueble tiene hemeroteca digital, pantallas interactivas, área gamer, robótica y 360.000 libros, anunció el gobierno el martes.

Un día después, el hijo del presidente nicaragüense Daniel Ortega, Laureano Ortega, se subió a uno de los 250 buses chinos que llegaron al país y agradeció a Pekín por la “relación especial” que -dijo- ayudará a Nicaragua a salir de la pobreza.

“La nueva política de la región ha acelerado la influencia de China para poner distancia entre Estados Unidos y Centroamérica, desde el régimen autoritario izquierdista de los Ortega hasta el autoritario de derecha de Bukele”, dijo la a AFP Evan Ellis, investigador del Instituto de Estudios Estratégicos del Colegio de Guerra estadounidense.

Desde que Costa Rica rompió lazos con Taiwán en 2007, China ha ganado terreno en Centroamérica, estableciendo relaciones diplomáticas con Panamá (2017), El Salvador (2018), Nicaragua (2021) y, el más reciente, Honduras (2023). 

“Los esfuerzos de China en Centroamérica han estado motivados por su interés en aislar políticamente a Taiwán (…) y continuará el acercamiento para tener el apoyo de esos gobiernos en organismos internacionales”, comentó a la AFP Margaret Myers, especialista en Asia y Latinoamérica de Diálogo Interamericano.

De Centroamérica, sólo Guatemala y Belice forman parte de los 13 países que en el mundo tienen vínculo diplomático con Taiwán, al que China considera parte de su territorio. 

“Centroamérica es parte de ese acorralamiento”, subrayó el economista salvadoreño César Villalona.

– 5G, puertos y energía –

Nicaragua ratificó el jueves un tratado de libre comercio con China. El Salvador y Honduras lo negocian. Pero el intercambio comercial es abrumadoramente favorable al gigante asiático. 

En Costa Rica, por ejemplo, las importaciones desde China alcanzan los 3.350 millones de dólares y las exportaciones 400 millones; en El Salvador 2.847 millones contra 48 millones, según datos oficiales.

“China está muy lejos. Nuestra capacidad productiva es pobre y los precios del flete y seguros difícilmente compensan los costos. En Nicaragua el déficit se ensanchará” con el tratado, opina Enrique Sáenz, economista nicaragüense exiliado en Costa Rica.

Pero aunque estas pequeñas economías no le sean comercialmente importantes, China está interesada en agilizar la movilidad de sus productos. Y Centroamérica da fácil acceso a los océanos Pacífico y Atlántico.  

Panamá, geopolíticamente clave gracias a su Canal, ha tenido a compañías chinas en la construcción de terminales marítimas en la vía interoceánica, de la cual China es el segundo cliente mundial, tras Estados Unidos. 

Los mayores bancos chinos están en el centro financiero de Panamá y hay decenas de empresas instaladas en la Zona Libre de Colón (en el Caribe panameño), donde China es el principal proveedor, aseguró a la AFP el ex vicecanciller panameño Luis Miguel Hincapié.

Myers destacó que los países centroamericanos “representan un mercado notable para los exportadores chinos de tecnología”.

Laureano Ortega, en cuyo país empresas chinas planean proyectos de infraestructura vial, aeroportuaria y energética, habló de un plan de tecnología 5G tras visitar recientemente la sede central del gigante de telecomunicaciones Huawei, acusado por Washington de espiar para Pekín.

Además de la biblioteca, China dará a El Salvador un estadio, al igual que hizo con Costa Rica, y un muelle en la costa del Pacífico en cooperación no reembolsable.

– “Cuestión de tiempo” –

Ante líderes de varios países latinoamericanos, incluido Costa Rica, el presidente estadounidense Joe Biden advirtió de la “trampa de la deuda” china.

“La trampa (ya) está dada”, contestó a AFP el ministro de la Presidencia de Honduras, Rodolfo Pastor, al referirse a la abultada deuda de su país con organismos y “bancos internacionales de Occidente”. 

Para Pastor la relación con Estados Unidos en los últimos 40 años no ha ayudado a la región a “salir de la pobreza o detonar el desarrollo”. 

“Tenemos que apostarle a algo nuevo”, afirmó el ministro, al criticar los resultados de la influencia histórica de Estados Unidos en la región.

El presidente electo de Guatemala, Bernardo Arévalo, quien asume el poder en enero, aseguró que su gobierno “continuará la relación con Taiwán”. Pero no descarta explorar nexos con China.

“Nadie puede negar la importancia de China en el comercio mundial. Para que los países que le quedan a Taiwán se cambien, es cuestión de tiempo”, dijo Hincapié.


- Publicidad -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
Últimas Noticias

Laura Fernández asume ministerio de la Presidencia tras salida de Natalia Díaz

Natalia Díaz renunció a su puesto como jerarca del Ministerio de la Presidencia.
- Publicidad -spot_img

Más noticias

- Publicidad -spot_img