fbpx
viernes, marzo 1, 2024
No menu items!

Mascotas: Un día de perros

Otras noticias

Argos, de la Casa de Ulises


Dormí como un ladrillo, pero desperté temprano -aunque fuera domingo-, porque tenía una ganas perras de ir a la Feria, algo así como una convención de mascotas, como dicen los humanos.

Había visto los avisos en ladrinet, y no tuve que usar mis encantos para convencer a mi mamaperruna de que fuéramos; a estirar las patas, ver y ser visto, olfatear otros camaradas y ladrar uno que otro chisme.

Estas actividades que organizan los sapiens me fascinan, así aprovechamos para convivir en un espacio seguro, donde nuestra especie es la estrella y todas las colas giran a nuestro alrededor.

Me bañé, y en menos de lo que se persigna un bulldog francés, íbamos rumbo a la Feria de las Mascotas; sentado en mi cobija roja a cuadros, y de vez en cuando sacaba la cabeza por la ventanilla del carro, para ladrarle a los peatones.

Como sabía que habría camaradas de todas las razas, iba preparado para una que otra bronca, sobre todo con los perrotes que no respetan a los más pequeños, aunque el mal carácter lo copian de sus “amos”.

Aullé de contentera cuando vi que los peludos de malas pulgas, enojones y corpulentos andaban con bozal, y bien agarrados de la correa o la cadena.

Todavía me tiemblan las rodillas del susto que me pegó un pastor australiano, un día de estos que salimos al parque.

Cerca de la casa de Mi Amigo hay un lugar muy bonito para pasear, correr, dormir y ver la ciudad; los humanos van con sus “mascotas” y crías, llevan comida y montan un “picnic”. También hay juegos para los cachorros de dos patas.

En una de las lomas me topé con el gigantón, que todo zorrito intentó morderme; los Schnauzer somos temerarios, nunca rehuimos una buena pelea, aunque sabemos cuándo salir en carrera.

Después del trance, y que el dueño del perrote lo sujetó; le ladré a mi mamaperruna sobre la seguridad en los parques, y otros lugares donde hay canes de todos tamaños, en particular pequeños e incluso cachorros sapiens.

En la Feria había muchos camaradas, un batiburrillo de ladridos, aullidos, jadeos, olores, comidas, sonidos y eso parecía un mercado persa.

Aproveché para tomarme una foto en las cabinas; visité Territorio de Zaguates, pero -a pesar de la tristeza del abandono- sentí alegría porque los sapiens tienen buen corazón, y algunos caninos encontraron un hogar.

La caminata estuvo entretenida, pero el calor era insufrible; así que me alzaron, ya sentía calientes las almohadillas de mis patas; según la charla que escuchamos, en verano debemos salir temprano de la mañana o en la tarde.

El día estaba para un buen chapuzón en las piscinas inflables; el agua no es mi elemento favorito, pero Nala y Hella, ni siquiera se quitaron el collar y chapotearon un rato. Lukas no se tiró, para no mojar su camisa nueva.

Fue un domingo de perros, anticipo del Día de la Amistad, porque los perros somos amigos para siempre, y aún después.





- Publicidad -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
Últimas Noticias

Turismo europeo aumentó en casi 5% y el de USA en 17%

En enero, la llegada de visitantes de Norteamérica, por avión, creció 17 por ciento; los europeos, un cinco por ciento, informó el Ministro de Turismo.
- Publicidad -spot_img

Más noticias

- Publicidad -spot_img