fbpx
miércoles, octubre 5, 2022
No menu items!

La vida es imperfecta

Otras noticias

Nada dura. Nada está completo. Nada es perfecto.  Pero a veces creemos que todo el universo conspira contra nosotros. Nos victimizamos. Nos flagelamos. Somos un “ay de mí”. Y clamamos al cielo: ¿Por qué me sucede esto?

El cementerio está lleno de personas que se consideraban imprescindibles. Guiamos nuestra vida por tres quimeras: la perfección, la felicidad y el éxito.

Queremos que todo sea perfecto: el trabajo, los amigos, la pareja, los empleados, los negocios, todas las relaciones personales y profesionales, y que nunca nos traicionen, ofendan, menosprecien, burlen, engañen o estafen.

Buscamos la tierra prometida de Instagram, plena de dicha y logros, sin saber que la vida atraviesa un camino de fuego marcado por el dolor, la enfermedad, la vejez y la muerte.

El taoísmo acuñó el concepto “wabi sabi”, pasó al budismo zen y los japoneses lo llevaron a su máxima expresión, y significa: la elegante belleza de la humilde simplicidad, combinado con la impermanencia y el deterioro.

Debemos disfrutar del presente, hallar la paz y la armonía en las pequeñas cosas, aceptando que todo es fugaz, mudable e incompleto.

 Wabi sabi es aceptar que el mundo no gira alrededor de mi ombligo, que la vida es resolver problemas, que las cosas nunca salen como yo quiero, y que mis expectativas -con las personas sobre todo- pueden y de hecho fallan.

Me porté bien, confié, apoyé y otras expresiones usadas para describir la maravillosa persona que soy, quedan en silencio cuando me enfrento a la terrible realidad de que giro alrededor de mi ego y descubro que el problema soy yo.

Las personas no son como yo quiero que sean; intentamos tener una rutina, estabilidad, seguridad y cuando -por alguna circunstancia- desaparece nos sentimos solos, generamos ansiedad, nos enfermamos y amargamos a los demás.

Tememos a la incertidumbre, pero el cerebro evolucionó para buscar salidas creativas ante las amenazas a la existencia -ya sean físicas o emocionales- en lugar de abatirnos y pensar -como Jean Paul Sartre -que el infierno son los otros.

La convivencia se vuelve una tortura personal, porque los demás ven el mundo distinto y no puedo adaptarme a ese enfoque, por eso lo rechazo y me encierro en el pobrecito yo.

Allá por el siglo 15 el budismo zen propuso el “kintsugi”, es decir: todos podemos reconstruirnos, elevar nuestra autoestima, potenciar las habilidades y ser bondadosos con todos, y en especial con nosotros mismos.

El “kintsugi” proponer reparar -por ejemplo- una vasija rota, pero en lugar de tapar las roturas, dejar las marcas y más bien destacarlas con laca vegetal y polvo de oro. Lo perfecto es enemigo de lo bueno.

Esto es una bella metáfora sobre la condición humana, y como reconciliarnos con nuestras fallas por medio de la compasión y el amor hacia las cicatrices que la vida deja.

Esas marcas son los golpes de la existencia; los malos ratos, los errores; y como decía el poeta Rumi: la herida es el lugar por donde entra la luz.

- Publicidad -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
Últimas Noticias

Judge rompe récord de jonrones en la Liga Americana con 62

El toletero Aaron Judge rompió el récord de jonrones en la Liga Americana este martes al conectar su número 62 en el partido que sus Yankees perdieron 3x2 ante los anfitriones Rangers de Texas, en un segundo juego de una doble cartelera.
- Publicidad -spot_img

Más noticias

- Publicidad -spot_img